sábado, 29 de octubre de 2011

La alfombra roja

La moda es un mundo en constante adaptación a los tiempos.

1º Etapa (años 50-60): El diseñado tiene su musa: arte e inspiración.

  • 2ª Etapa (años 60-70): Las modelos muestran la obra del diseñador.
  • 3ª Etapa (años 80-90): Las super-modelos se convierten en actrices y viceversa. Las actrices se dejan asesorar por el estilista: artificio, exclusividad. Se crean los mitos y se les rodea de un halo de misterio.
  • 4ª Etapa (1990-2000): Desde 1995, las actrices se convierten en modelos favoritas y efímeras. Las marcas aglutinan diseñador + estilista + musa.

    Se vive el espíritu de Andy Warhol: el poder de la fama y el dinero supone un compromiso y una forma de vida:

  • Grandes cheques (miles y millones) generan un mito cambiante y una forma de vida.
  • Negocio a ultranza, adaptación urgente a las necesidades saltándose convencionalismos sin escrúpulos (postulado de Malcom X: orgullo racial, auto-suficiencia económica de la raza negra y defensa de sus señas de identidad en pro de la independencia para la raza negra... Legitimidad de la violencia para conseguir los objetivos: ganar dinero, posicionar la marca, ganar mayor renombre, aumentar las ventas....según el estilista Philip Bloch. Las marcas sacan la artillería pesada (grandes cheques) en el campo de batalla de la moda en eventos de cine con celebridades o negocian para los actos benéficos: "La guerra de Troya por Helena":
  • Exclusividad-sumisión de la actriz a la marca, relación de mecenazgo-patrocinio de una actriz al Emporio.
  • Mezcla: actriz-anuncio andante (Catherine Deneuve, Sharon Stone, Demi Moore, ...)
  • La singularidad se reemplaza por la generalidad: los iconos son repetibles y cambiables, productos serigráficos, en serie y cíclicos. Ej. Scarlett Johansson, la de La joven de la perla. Es un icono creado y efímero por la promoción.
  • Otro ejemplo, en el que se suceden los mitos es con Chanel nº 5: Coco Chanel (1937), Marilyn Monroe (1953), Lauren Hutton (1968), Catherine Deneuve (1972-1979), Carole Bouquet (1993-1996), Dominique Issemann (1997), Estelle Warren (1999); Nicole Kidman; (2004-2008), Audrey Tatoo (2009); ..., creándose intertextualidad entre la vida real, la ficción y la publicidad.

Estas etapas o actitudes de la moda generan en el público:
1º La fantasía de poder vivir la realidad del mito.
2ª El parecerse a los ídolos y expresar un gusto.
3º Identificarse, mimetizándose con el ídolo, con estilos y marcas que popularizan la moda.




Catherine Deneuve con anillo, pendientes y reloj de Dior en un programa de TV.



Por el contrario, hay actitudes de rebeldía y desagrado de famosos que muestran el inconformismo, la transgresión o la reivindicación de lo único u original rechazando la presión de las marcas y optando por sus amigos diseñadores, nuevas promesas o sus propios gustos. Incluso, algunos fotógrafos como Sthéphane Féugere de la revista Vogue, se niega a hacer fotografías de las modelos por la falta de original y atrevimiento de las actrices.


Se puede trazar un esquema del negocio de la moda: un público recuerda unas marcas gracias a sus ídolos, quienes son embajadores de la firma y representantes de la marca en todos los demás productos. Unos productos que son más asequibles en las tiendas por el ciudadano de a pie. Marcas que los medios de comunicación se encargan de promocionar y recordar.




Al igual que una cadena alimenticia, el esquema simplifica el negocio de la moda. El público se identifica con un actriz o personaje famoso al que se convierte en ídolo. Este ídolo viste ropa de las mejores marcas, a veces recurriendo a la ayuda de un estilista. Los medios de comunicación publican fotos de la persona famosa mencionando la marca o el diseñador. Mientras la famosa sigue llevando la marca mientras le pagan. El público recuerda las marcas el día que sale a comprarse unas gafas, un bolso, unos zapatos,... (Gráfico del documental "The red carpet", emitido por La 2 de TV).


La alfombra roja o Canto a la fama de la conjunción de estrellas del cine, moda, música,...:





Decálogo de la alfombra roja que las actrices deben conocer:



  1. Mostrarse relajada, como pez en el agua.
  2. Asegurarse de que nadie lleve tu mismo vestido.
  3. Parar cada dos metros y repetir la marca del vestido.
  4. No mascar chicle. Sonreír, saludar y lanzar besos.
  5. Saber posar. 
  6. Saber retirarse de un lugar visible o de paso.
  7. No cegarse con los flashes.
  8. Mostrar las joyas.
  9. Levantarse el vestido para lucir los zapatos.
  10. Llevar un vestido fotogénico (palabra de honor, mucho color y poco arriesgado) para ser la mejor vestida y evitar estar entre la peor vestida (en el blog de Pérez Hilton).


Un indicio de que hay pactos de compromiso entre una actriz y una marca de joyas es por ejemplo, cuando la actriz lleva el pelo recogido o corto para lucir pendientes, collares, gargantillas, ...


Una pregunta imprescindible a las actrices en la alfombra roja, fiesta, desfile o evento: "¿Qué llevas?", crea la figura estilística en castellano conocida como metonimia (se nombra el todo, el modisto, aunque lo que lleva es sólo una parte, el vestido del diseñador): Un Dior.


Las actrices deben saber gestionar su negocio: crear películas de calidad, posar para generar imágenes atractivas, participar en promociones, recurrir a patronazgos, ...que les permite hacer películas que les gusta. Otras veces esa dependencia con la marca, si no está bien gestionada, les supone un trabajo enorme de dedicación a ese compromiso adquirido.



Algunas actrices se han gestionado tan bien que se han llegado a convertir en verdaderas obras de arte. El arte se alimenta del arte. Por ejemplo, el retrato de "Catherine Deneuve 1960-2007" ha sido creado con 24 logotipos de diferentes marcas comerciales de la moda.

    Películas y moda (información del blog de Alejandra Sarasqueta)
La realización de películas sobre moda se está volviendo cada vez más habitual, como así también la participación de diseñadores de moda en la confección de vestuarios de las grandes películas. Los límites se desdibujan y, para alegría de muchos, la gran pantalla se convierte en pasarela.
El cine se ha valido de todo a la hora de contar historias. El mundo de la moda no podía ser dejado de lado. Las películas se han encargado de mostrar el costado más glamoroso del mundo fashion pero también han recorrido su lado más oculto. Los siguientes films son un ejemplo de las distintas miradas de la moda que el cine ha reflejado en los últimos tiempos.





  • Los 90 estuvieron dominados por el lado oscuro de la moda:

      1. Prêt-à-porter de Robert Altman (1994): El asesinato se cuela en el evento más importante del mundo del diseño: la semana de la Moda de París. Gran cantidad de estrellas internacionales como Marcello Mastroianni, Sophia Loren, Kim Basinger, Tim Robbins y Rossy de Palma encarnan a diseñadores, modelos, fotógrafos y periodistas alrededor de los cuales gira la sospecha: cuál de ellos es el asesino. La lucha de egos es la verdadera protagonista de la historia. (Signatura: V CO pre)

        Gia de Michael Cristofer (1998): La película que lanzó a la fama a Angelina Jolie, cuenta la historia real de Gia Marie Carangi, una exitosa modelo que alcanzó rápidamente la fama durante los años ’70 y ’80, pero cuyos problemas afectivos la llevaron a una fuerte adicción a las drogas y por éstas a contraer HIV, el cual le provocó una muerte precoz. El lado más oscuro de la pasarela.





  • Las películas del siglo XXI: modelos, revistas y diseñadores en el cine

      1. Zoolander: un descerebrado de moda (Título original "Zoolander") de Ben Stiller (2001): Esta comedia fue protagonizada, escrita y dirigida por Ben Stiller. Es una parodia al mundo de la moda. El protagonista es Derek Zoolander, un exitoso modelo con muy pocas neuronas que es engañado por un poderoso empresario que a través de la hipnosis intenta que Derek asesine al primer ministro de Malasia. Situaciones completamente absurdas a la orden del día hacen que el film no se tome demasiado en serio al mundo fashion. La película incluye cameos de varios famosos como Lenny Kravitz, David Bowie, Gwen Stefani, Victoria Beckham, Paris Hilton, Heidi Klum, Claudia Schiffer, Donatella Versace y Tommy Hilfinger. (Signatura: DV Co zoo)

        El diablo viste de Prada (Título original "The devil wears Prada") de David Frankel (2006): La última gran película sobre el mundo de la moda, es una comedia protagonizada por la brillante Meryl Streep, nominada al Oscar por este papel, y la ascendente Anne Hathaway. El film se basa en el bestseller homónimo escrito por Lauren Weisberger. Una joven periodista, Andy, consigue un empleo en Runway, la revista más exitosa de moda de Estados Unidos, como asistente de Miranda Priestly, la cínica y exigente editora de la revista. Los prejuicios de Andy sobre la frivolidad e inutilidad de la moda se irán desvaneciendo y la llevarán por caminos inesperados, pudiendo probar que el éxito tiene su precio. Se cree que el personaje de Miranda Priestly está basado en la famosa editora de la revista Vogue (Anne). Vestidos, bolsos y zapatos para ver una y otra vez. (Signatura: DV AD dia)

        Coco, de la rebeldía a la leyenda de Chanel (Título original "Coco avant Chanel”) de Anne Fontaine (2009): Esta biopic recorre la vida de la diseñadora, interpretada por Audrey Tautou, antes de convertirse en la pionera del diseño de indumentaria femenino. El amor, el abandono y el fracaso fueron el puntapié para convertir a Coco en leyenda. El lado desconocido de uno de los nombres más celebres de la moda. El film obtuvo una nominación al Oscar como Mejor Diseño de Vestuario. (Signatura: DV BI coc)

        Cómo perder la cabeza (Título original:Head over heels) de Mark S Waters (2001): Los estereotipos de las modelos se entrelazan con una Amanda Pierce que ha conseguido un gran empleo: ser restauradora de arte del Museo Metropolitano de Nueva York, y un gran lugar para vivir: un espacioso apartamento en el East Side que comparte con cuatro modelos. Amanda sigue soltera porque sus relaciones anteriores terminaron en promesas rotas o infidelidades. Por fin, cree haber encontrado al chico perfecto en Jim Winston, pero tiene motivos para sospechar que es culpable de un asesinato.

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario en la entrada